El mal aliento es desagradable y molesto tanto para la persona que lo padece, como para las relaciones sociales, ya que crea una especie de rechazo al entablar un diálogo, afecta la autoestima a quien lo padece y la percepción es que denota a una persona desaseada, para eso es importante recalcar que la halitosis, es un síntoma y efecto de enfermedades bucodentales como la periodontitis y caries. Para eso es fundamental controlarlo y buscar soluciones.

¿Qué es la Halitosis?

El mal aliento se desencadena a raiz de la presencia de bacterias en la boca y la superficie de la lengua, estas bacterias se descomponen produciendo compuestos volátiles sulfurados que desprenden un olor fétido t molesto.
Este un problema my común dentro de la población adulta, donde según los estudios indican que el 30% lo padece, pero a pesar de ellos, las personas que lo presentan no son conscientes, debido a la adaptación de su sentido del olfato.

¿Cuáles son sus causas?

Son muchos motivos que pueden dar lugar al mal aliento, pero podemos clasificarlos en 2 vertientes
Halitosis Intraoral: Es la que se produce en la propia boca
Halitosis de procedencia extraoral; que es la que proviene de otras partes del cuerpo como el estómago o el aparato respiratorio

En la mayoría de los casos, el 90% la halitosis tiene un origen intraoral, y es por las siguientes causas;

  • Mala higiene bucodental
  • caries dentales
  • Gingivitis y periodontitis
  • Escasez de hidratación y sequedad
  • Estrés
  • El tabaco
  • Causas respiratorias
  • Origen Gastrointestinal y metabólico
  • Distintas enfermedades (hepatitis o diabetes)
  • Los medicamentos

¿Qué tratamientos existen para evitar el mal aliento?

 

 

 

 

 

Una vez analizada las distintas causas, destacamos las principales soluciones para tratarlo.

  • Beber agua de forma frecuente para favorecer la hidratación de la boca. .
  • Cepillar los dientes después de cada comida y, en caso de que no sea posible, masticar chicles sin azúcar. .
  • Utilizar hilo dental para eliminar la comida que queda entre los dientes. .
  • Hacer uso de enjuagues bucales también ayuda a combatir los restos de alimentos tras las comidas.
  • Consumir de forma moderada alimentos y bebidas proclives a la generación de halitosis como el alcohol, el café, el ajo, la cebolla…y evitar el tabaco, con posibles efectos bucodentales mucho más negativos.
  • Acudir al odontólogo con cierta regularidad, al menos una vez al año, para prevenir las caries u otras afecciones dentales.
Share This